Navegar contracorriente

Publicado por el oct 21, 2013

Compartir

Tráfico sigue erre que erre con la idea de que el parque móvil es muy viejo (como si no lo supiéramos cada vez que «asomamos la gaita») y que para 2016 tiene que haber descendido, de edad media, de los 9,5 años que presenta ahora a 7. Puede parecer poco, pero se trata de un esfuerzo sinceramente titánico.

Claro que hay motivos para ahondar en esa política. El primero y prioritario, la seguridad vial. Según la patronal de vendedores, Ganvam, la mitad de los vehículos que circulan por nuestras carreteras roza los 10 años y el 57 por ciento de los accidentes se localiza en coches por encima de esa edad. Más de lo mismo y cada vez a peor.

Es una evidencia que a coches más modernos mayor seguridad. Al respecto, María Seguí, directora de la DGT, ha asegurado que «la calidad del parque en términos de seguridad vial ha descendido debido al envejecimiento, y la tendencia actual de matriculaciones hace que la situación pueda empeorar». Como reflejamos en un artículo en este sentido, y reseña la propia responsable de la circulación española, «las últimas tecnologías, como el control de estabilidad (ESP), podrían salvar a cerca de 600 personas cada año, lo que supone una tercera parte de las víctimas mortales».

Perfecto. Y digo yo, ¿quién «le pone el cascabel al gato»? Dice Seguí que «falta educación e información para renovar el parque». ¿De verdad? A ver si va a resultar que la gente ahí fuera, en la calle, los votantes caray, no saben que en un coche nuevo se viaja mejor, más seguro, más confortable y con mayor agrado en todos los sentidos. ¿No será, de casualidad, que no sobra un céntimo de euro para estos menesteres?

Da la triste sensación, una vez más, que nuestros dirigentes viven y habitan en registros diferentes a los del españolito medio, el mismo que se las ve y se las desea no ya para cambiar las ruedas al vehículo o llevarlo al revisión cuando, de todas todas, no queda otra, sino para hacer frente al duro recibo del gas en el invierno que se nos viene encima. Quizá habría que recordar a la responsable de la DGT, por otra parte una de las mentes más clarividentes que han pasado por el cargo, que son casi 6 los millones de parados que registra la última EPA. ¿Cómo lo hacemos? Porque ideas de interés como la sugerida por la propia Ganvan encaminadas a rebajar la fiscalidad que soportan los renting y leasing, e incluso la apertura de estas fórmulas con nuevos sistemas de financiación al mercado de particulares, parecen toparse una y otra vez con el mayor de los silencios.

Y luego hay otra: un parque en el que el coche eléctrico tomase protagonismo sería a todas luces más eficiente, limpio o saludable medio ambientalmente hablando y, en último término, económico a coste de uso cotidiano. Pero la cruda realidad habla de una absoluta falta de infraestructura para recargar automóviles que, en el mejor de los casos, apenas si acarician los 200 km de autonomía. Por cierto, ¿quién tiene en casa un enchufe a mano para reponer uno de estos vehículos? ¿Se han fijado nuestros dirigentes en la inmensidad de vehículos aparcados de noche en la calle? ¿Cómo los recargaríamos si fuesen eléctricos…? ¿Recuerdan al otrora ministro del ramo, Miguel Sebastián, hablando de un horizonte de 250.000 coches así circulando por España en el horizonte de 2012, conforme al conocido como Plan de Acción 2010-2012? Se despidió con unos 400 en las calles…

En fin, de remate: ¿se han dado cuenta del precio de uno de estos modelos? Porque en el mejor de los casos, como sucede con un Renault Twizy, no es ya la adquisición, sino el coste mensual en concepto de alquiler de sus imprescindibles baterías, que viene a ser algo así como el precio de una plaza de garaje de alquiler en un barrio periférico.

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2013

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»