SMS conduciendo: otra de ruleta rusa

Publicado por el Oct 1, 2013

Compartir

Una reciente encuesta de IPSOS refleja que hasta el 14 por ciento de los conductores (algo más de 4 millones si nos atenemos a las recientes estadísticas) confiesa enviar sms o whatsapp mientras se encuentra a los mandos de su vehículo, o bien leer o recibir correos electrónicos e incluso chequear las redes sociales, sobre todo para retwittear. La cifra escala al 35 por ciento si hablamos de menores de 30 años.

Por cierto, son los conductores de clase alta los que se prodigan más en tan temeraria práctica, aunque no sean tantos como en Arabia Saudí, que rebasan con creces el 40 por ciento. Por oficios, se llevan la palma los ejecutivos. Todo esto a tenor de las cifras de IPSOS, que previsiblemente serán superiores, pues parece plausible que no sean muchos los que se lancen a confesar semejante barbaridad en una encuesta pública, por anónima que sea.

La tecnología, que como es sabido avanza a marchas forzadas, busca remedio a estos y otros desmanes, y ya van siendo muchos los modelos de diferentes gamas (no sólo Premium) dotados, o con capacidad de dotarse, con lectores verbales para la intensa e incesante correspondencia electrónica a la que todos sucumbimos, con mayor o menor necesidad. También hay multitud de nuevos automóviles con conexión a Internet, incluso en marcha, aunque esté ideada para los pasajeros.

La cuestión, una vez más, es bien sencilla: ¿cómo podemos ser tan inconscientes como para jugárnosla, y al mismo tiempo jugársela a los que nos rodean, pasajeros y resto de usuarios de la vía, toqueteando el dichoso «juguetito» móvil en plena marcha? ¿Tanta prisa nos corre? ¿No podemos esperar a parar, siquiera unos minutos…? No es ya por la cantidad de señales que rebasamos sin percibirlas, que también, es el riesgo infinito que afrontamos, ya no sé si a sabiendas o por pura tontería, al retirar directamente la vista de la calzada mientras avanzamos, qué más da, ¿a 50 km/h, a 120? Para evitar dramatismos, no entraré a enumerar los peligros que nos acechan dentro de un vehículo (reventones, despistes de otros conductores, fallos mecánicos…) Es cierto, no se puede vivir con aprensión, pero una ligera reflexión debería hacernos menos presuntuosos  y, sobre todo, muchos menos arrogantes. No son pocos los que consideran que «manejan» de verdad, ¿se imaginarían a Fernando Alonso hurgando el móvil cuando se bate no a 120 km/h, sino a más de 300…? Pues él sí que «maneja»…

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2013

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»