Jamón y Champán: el maridaje idílico en Madrid

Jamón y Champán: el maridaje idílico en Madrid

Publicado por el jun 9, 2014

Compartir

De entre mis imprescindibles gourmet, el jamón y el champán -o cava- siempre está entre mis preferencias. Descubrir esta semana un lugar donde han sabido maridar con acierto estos dos ingredientes, fue toda una sorpresa.

IMG_9574 (1)La ciudad: Madrid. El barrio, cerca de las salesas. El local: hace honor a su carta, basada en bocadillos gourmet con base de jamón de pata negra y una carta de cavas y champans bastante aceptable. “Bocadillo de Jamón y Champán” ofrece además Productos de la huerta, para completar, y una selección de postres artesanos que siempre apetece. La idea no podría haber sido mejor en en el pequeño local de lineas rectas y mesas altas: de no haber propuesto esta opción culinaria, “Bocadillo de Jamón y Champán” hubiera sido un bareto más de la calle Fernando VI. Los dueños han sabido ofrecer en sus apenas 60 metros cuadrados un concepto diferente para hacerlo rentable, y han acertado. De una manera chic pero cercana en el trato, el ambiente de “Bocadillo de Jamón y Champán” resulta siempre agradable a todos los sentidos.

IMG_9406Para comer, pedimos un “Telmo” y un “Txema”, a compartir entre tres personas. La carta es lo primero que llama la atención: se presenta en una tabla de madera, con el menú escrito a tinta y con los nombres de los bocadillos escritos en honor a personas conocidas de los dueños, a los que dedica también un retrato en la misma. Además de bocadillos de jamón con otros ingredientes, también hay platos de huerta, ensaladas y postres. Nosotras nos decantamos por un gazacho bien fresco, que sabía delicioso. Los bocadillos no se quedaron atrás. El “Telmo” , el “rey de los San Fermines”, como está escrito en la carta, está hecho con una chapata extrafina con paleta de bellota, cebolla caramelizada y pimientos del piquillo.

IMG_9579 (1) El maridaje entre lo dulce de la cebolla con los pimientos y la base salada del jamón da como resultado un sabor equilibrado que en boca, y tras beber los primeros sorbos de la copa del Brut que pedimos, resultaba fresco e innovador. El “Txema” , además de jamón, llevaba pimiento verde asado y aceituna negra. Una mezcla mediterránea que nos abrió los ojos sobre las posibilidades que tiene la pata negra, hasta entonces nunca me atreví a maridarlo con nada más por miedo a perder el sabor tan rico de este manjar.

IMG_9576 (1)La comida fue estupenda, pero hay ciertos momentos en que necesitas más espacio para disfrutar de una oferta tan original. Hay apenas cuatro mesas altas, de aeropuerto, al final del local, y la mesa que no da a la pared, siempre resulta la menos agraciada: está pegada a los servicios y el espacio vital escasea entre mesa y mesa. Las que dan a la pared se complementan con pequeñas barra para dejar los bolsos o incluso algún elemento de la comida. Pero a nosotras, que nos tocó la peor mesa, echamos en falta algo más de amplitud. No obstante, la idea está bien pensada, porque los platos que te sirven no exige mucho rato para comer, con lo que la rotación es muy alta y hace de este, un negocio rentable: para dos bocadillos, dos gazpachos y bebida, nos gastamos entre tres personas casi 50 euros. Pero la calidad se ajustó bastante al precio, por lo que no nos pareció caro.

Rico, divertido, sencillo. Los ingredientes que hacen falta para añadir a la lista de “imprescindibles” en Madrid y disfrutar un día cualquiera de una propuesta culinaria diferente.

 

Compartir

ABC.es

El ambigú del yantar © DIARIO ABC, S.L. 2014

Detrás de cada plato existe un entramado armónico de sabores, colores y texturas que configura la historia viva de nuestros paladares. Un día descubrí esta literatura oculta tras cada bocado y comprendí que la gastronomía supone una aventura y un lugar de encuentro.Más sobre «El ambigú del yantar»

Categorías
Etiquetas
Twitter
junio 2014
L M X J V S D
« abr   jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30