Mariscal Romero emerge este sábado en Las Matinales de Vermú

Publicado por el Sep 10, 2015

Compartir

vermut heavy 2

El heavy se vanagloria de haber sido origen de muchas cosas, en concreto en ciudades como Madrid a mediados de los setenta. Es lo que Mariscal Romero –piedra miliar del heavy en España que ahora, cuarenta años después, parece estar de nuevo en el candelero- lleva reivindicando con maniqueísmo militante (los rockeros son buenos, aunque sean de familia pija, como Mermelada; y los no rockeros como los “40 impresentables” y sus víctimas son los malos), mediante un discurso incontinente sí, pero fascinante.

Incontinente porque Mariscal nunca tuvo como virtud la mesura: «Vivíamos al límite» confiesa, y ciertamente esta ha sido siempre una de sus señas de identidad, desde aquel maratón Beatles de 48 horas de radio tras el asesinato de Lennon en Radio Centro desde el edificio del diario Pueblo. Su currículum en la difusión del fenómeno del rock es imbatible, no cabe en un breve artículo. Baste ir a los orígenes del rock en Madrid y del sello Chapa Discos –que ha vuelto hace unos meses a recuperar el catálogo y a reeditar en acuerdo con Sony y en vinilo parte del legado- para saber algo del “iceberg Mariscal”, la discoteca MM, el origen del rock en la radio, la emergencia de grupos gracias al sello Gong con García Pelayo, tantas historias, recogidas excepcionalmente por Alfred Crespo en su libro Burning Madrid (66rpm, 2012).

Dice Mariscal: «Nunca quise estar en plantilla en ninguna emisora… Siempre he sido un “freelance”, he radiado lo que me ha parecido. Y al presentarse la ocasión, monté MM. Era responsable de la programación, empezamos a traer bandas extranjeras en colaboración con promotores novatos como Gay Mercader o su socio Segis, y se aproximaba toda la escena progresiva: Teddy Bautista aprendió a tocar el Moog, con su manual de instrucciones en MM. Los sevillanos Storm venían a ensayar porque no tenían local, Miguel Ríos estaba siempre por ahí, y los Burning, claro».

Una historia la del rock urbano, aun no heavy, que comienza por la adoración hacia The Rolling Stones en el caso de Burning, aunque el grueso de grupos que fichan por Chapa se acercan más al progresivo y el rock duro, como Barón Rojo, Asfalto, Ñú, Obús, Leño, Bloque, Mezquita, Mediterráneo. En el batiburrillo de estilos que da cobijo Chapa hay sorpresas, como el primer disco de Tequila, el rockero argentino Moris o los madrileños Mermelada, mucho más blueseros. Incluso Los Elegantes, grupo mod por excelencia, graban para Chapa. O Kaka de Luxe, el que se considera grupo seminal de la Movida. O, en fin, Cucharada, el primer  grupo de Manolo Tena.

En definitiva es la historia de renacimiento brusco de un rock en español que no era un fenómeno nuevo, había comenzado mucho tiempo antes, con Pekenikes, Salvajes, Canarios, Lone Star, Brincos, Módulos y tantos, en los sesenta, al calor de la revolución Beatles.

Por algún motivo el heavy, o si se quiere el rock and roll en todas sus variantes -pues es imposible considerar que las pretensiones del onubense Vicente Romero estuvieran circunspectas a un estilo, el “heavy” que como tal, no existía- decidió sobrevivir en paralelo, mediante programas de radio y revistas especializadas en los que Mariscal fue pionero, desde sus primeras aportaciones a“Disco Express” hasta la creación de “Heavy Rock”, lo mismo que en radio, antes incluso de la FM y más tarde en Radio Centro, Onda Cero y colaboraciones con Radio Nacional como la serie de programas “Ciudades del mundo”, donde graba en la BBC o Radio Luxemburgo.

Escuchar hoy a Mariscal Romero es, si se tiene paciencia suficiente, una aventura fascinante. Da la impresión de que ha estado en todas partes, de haber entrevistado a todo rockero que se precie. Y no tiene pelos en la lengua, aunque la sensación que le queda a uno es la de una persona con una pasión infinita que peca de parecer haber hecho siempre lo correcto, mientras los demás se han ido vendiendo al vil metal (que no al “metal”, que es el suyo). De todas formas pocos pueden contar las cosas que ha vivido Mariscal y eso es lo interesante, no tanto lo inapropiado de sus juicios y sentencias. Las confesiones de Mariscal harían temblar, por ejemplo, a popes como Julián Ruiz, con quien comenzó siendo unos adolescentes.

Este sábado, si quieren saber qué ocurrió con el rock en España, pidan audiencia: Mariscal Romero estará a partir de las 12:00 en carne y hueso (más de lo segundo) al frente de los platos en esa sugerente propuesta que es Las matinales de  vermú al estiloque se llevan celebrando en Delia Records (C/ Delicias, 19) de Madrid y que arrancan temporada con el heavy, para seguir en próximas fechas con el punk y el góspel. En esta ocasión actuará la banda femenina de rock Lizzies presentando su último disco, “Viper” (Holy Cuervo, 2015). Lo que las Dover al grunge, son las Lizzies al heavy.

Compartir

ABC.es

Música para la NASA. © DIARIO ABC, S.L. 2015

Una propuesta imaginaria de llevar canciones representativas de lo mejor de nuestra música al espacio, en una selección que abarca el universo del folk, el pop... Más sobre «Música para la NASA.»

Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2015
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Twitter