A ritmo de Soul con Astrid Jones: del muelle en la bahía a la Matinal de Vermú

Publicado por el May 28, 2015

Compartir

vermut matinal

La música negra está siendo la protagonista de estos finales de mayo en Madrid. Si hace unos días, el martes 19, se presentaba en la sala Costello el imprescindible volumen de Luis Lapuente El muelle de la bahía, una historia del Soul (Efeme, 2015), exhaustivo trabajo que suma conocimiento y pasión por la música negra en más de trescientas páginas, el turno le llega este sábado 30 de mayo al género de Sam Cooke, Otis Redding y Aretha Franklin en la nueva “Matinal de Vermú” que Daniel Acirón -presentador del programa “Espíritu de rock & roll” en Radio Círculo- y la productora All Nighters llevan realizando desde febrero pasado.

La sesión “Matinal de Vermú” del próximo día 30 de mayo tendrá lugar a partir de las 12 : 00 en Delia Records (Calle Delicias, 19), y estará dedicada a la historia del Soul con mayúsculas. En los platos se ocuparán de la síntesis Miguel Ángel Sutil y Pedro García. Sutil, experto conocedor del género que celebra los 50 números de su revista “Enlace Funk”, un milagro editorial en un país donde el Soul y por lo general la música negra se ha visto, durante décadas, muy poco divulgada.

Pero lo más atractivo de la “Matinal de Vermú” –además del brebaje y su idiosincrasia- es la presencia anunciada en formato acústico de Astrid Jones y David Hooper, este último un peculiar soulman norteamericano afincado en nuestro país. Astrid Jones, joven cantante  madrileña de espectacular registro vocal trae debajo del brazo su flamante disco de debut, Astrid Jones & The Blue Flaps, Stand Up, un larga duración de diez canciones que aúnan funk, dub, jazz, reggae y soul con excelentes resultados, apenas vistos ni oídos con anterioridad por estos pagos. Recuerdan a un servidor a bandas británicas de los noventa, como Urban Species y a reinventores de la mejor esencia del soul, como la mismísima Sharon Jones & the Dap-Kings, en canciones espléndidas como “Upset” o “I Wanna Say”, su primer single en formato vinilo editado por Enlace Funk.

Si el libro de Luis Lapuente llena un vacío importante en la edición de obras en castellano especializadas en la música Soul, siguiendo la estela de los historiadores maestros del género, como Colin Larkin, Nelson George, William Barlow y Cheryl Finley, Gerry Hershey, Alan Betrock o Richard Williams, la sesión del sábado es una buena oportunidad para aproximarse a este género, tanto si es por curiosidad como para quienes quieran saber más sobre su amplio universo, de riqueza y proyección incalculable.

Con motivo de la “Matinal de Vermú” al estilo Enlace Funk pudimos charlar con Astrid Jones, que respondió a las siguientes preguntas:

 En tu música se refleja una mezcla de influencias: jazz, reggae, dub, soul. ¿Cómo se produce esa mezcla?

      La mezcla es el resultado de lo que aportamos cada uno desde nuestras influencias musicales y nuestras personalidades, ya que somos el resultado de toda la música que hemos escuchado, que hemos vivido y aprendido y nuestras raíces vienen de diferentes sitios a pesar de haber nacido o vivido durante mucho tiempo en España.

El disco tiene un sonido excelente, muy nítido y claro. Y muy directo. ¿Quiénes son los artífices de este sonido? Cuéntanos cómo fue la grabación.

      Carlos Bratt es el productor del disco, y el responsable de traducir todo lo que somos en un sonido concreto, pero en el proceso creativo ha estado implicado todo el grupo. Hemos logrado fluir hacia un punto concreto entre todos, y el hecho de conocernos y haber trabajado juntos desde hace años, ha influido en el buen entendimiento y en el resultado.

Como vocalista te encuentro cerca del jazz y el soul.  También el blues, aunque menos. La música es brillante y optimista. ¿Qué vocalistas crees que te han influido?

      Suelo fijarme mucho en la forma de decir las cosas que tienen otros cantantes y en cómo han conseguido mostrar su personalidad a través de lo que hacen, aquello que les hace únicos. Me gusta mucho Erykah Badú, Jill Scott, Angie Stone, Nina Simone, Ella Fiztgerald…

¿Dónde nace Astrid Jones? ¿Cuáles son tus raíces, tus recuerdos de infancia?

      Nací en Madrid y mis orígenes son de Guinea Ecuatorial, en concreto de la etnia ndowé, aunque mi apellido “Jones”, crea confusión, pero es porque mi padre es ndowé por parte de madre y criollo y bubi por parte de padre, otras de las etnias de Guinea Ecuatorial. Me crié en Carabanchel y estudié en un maravilloso colegio llamado Juan de Valdés, donde se fomentaba la iniciativa artística de los alumnos, algo que agradezco.

¿Qué escena te interesa de la música actual?

Siempre estoy pendiente de la evolución que sigue el soul, jazz, gospel en Estados Unidos, ya que es de dónde procede esta música, pero ahora me parece muy interesante la escena de música negra a nivel nacional y que no tiene tanta visibilidad como la escena de estilos más comerciales, pero que demuestran el talento y la inquietud musical con propuestas originales como es el caso de Gospel Factory, Aurora & The Betrayers, Biselé, Ele, Anaut, Cosmosoul, Dummie, Verónica Ferreiro, Freedonia… Sin olvidarme de grupos con una larga trayectoria como The Sweet Vandals… También me interesa las propuestas que vienen de diferentes países de África,  y sus fusiones.

 ¿Y de otras épocas?

Soy una nostálgica del soul, el neo soul, el r&b hecho en los 90’s en Estados Unidos e Inglaterra,  y me gusta revisar de vez en cuando a artistas de soul de los 70’s y 60’s… Me interesa todo lo que me despierte algo en mi interior, que me motive y que tenga raíz.

¿Cómo describirías vuestra música?

Creo que hacemos música con buen groove, elegancia, sensual, que invita a fluir y sentir desde el relax y que evoca al amor y la lucha.

Además de cantante eres actriz. ¿En qué faceta te sientes más identificada?

Dedicarme a la música me ha llevado al mundo de la interpretación y a poder explorar mis capacidades en ese contexto. Soy más una cantante que se transforma en actriz cuando es necesario. Pero tengo que decir queson actividades que están muy relacionadas entre sí porque, como todo arte, buscan la comunicación y la conexión con el público. Supongo que ha sido eso lo que me ha permitido navegar de una a otra y nutrirme de los puntos que tienen en común.

El disco tiene proyección internacional. De hecho, suena a productos que suelen funcionar muy bien en Reino Unido. ¿Os habéis planteado introducir vuestra música en otros países?

Nuestro disco físico ya se distribuye en Inglaterra, y gracias a la distribución digital se puede escuchar y adquirir en cualquier parte del mundo. De hecho, estamos recibiendo muy buen “feedback” no sólo desde allí, si no de Estados Unidos, Suiza, Polonia, Argentina, Nigeria, donde algunos de nuestros temas suenan en playlist de varias radios independientes de estos países.

El sábado estás invitada en la experiencia “Matinal de Vermú” dedicada a la historia del Soul. ¿Puedes adelantarnos algo de lo que vas a cantar, para que vayamos abriendo boca?

      Vamos a interpretar temas de nuestro disco y alguna versión como “A change is gonna come” de Sam Cooke. Lo mejor es que la gente venga a descubrirnos en directo.

Compartir

ABC.es

Música para la NASA. © DIARIO ABC, S.L. 2015

Una propuesta imaginaria de llevar canciones representativas de lo mejor de nuestra música al espacio, en una selección que abarca el universo del folk, el pop... Más sobre «Música para la NASA.»

Etiquetas
Calendario de entradas
mayo 2015
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Twitter