Las necesarias perogrulladas

Las necesarias perogrulladas

Publicado por el oct 31, 2013

Compartir

Les confesaré algo (a este paso, me va a quedar poco que llevarme a la tumba): aunque me encanta la política, no soy amigo de ejercer de fan de un político en concreto. Quiero decir que, si bien es probable que tenga una percepción de la clase política en general más favorable que la media, me cuesta bastante hablar bien de ellos como agentes individuales. Y más sin conocerlos.

Sin embargo, tengo que quitarme el sombrero ante el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta. Durante su intervención este jueves en RNE, el señor Beteta ha dicho algo que, de tanto sentido común como encierra, puede parecer el paradigma de las perogrulladas. Pero aún no lo había dicho nadie que no fuera Alberto Fabra. Que, además, lo hizo esta misma semana.

En esencia, Beteta ha venido a decir que le parece maravilloso que la Comunidad de Madrid invente exenciones fiscales y demás mecanismos de ingeniería financiera para que el resultado sea que los madrileños paguen menos impuestos que el resto de españoles. Que para eso las autonomías tienen transferidos tramos del IRPF y competencias en la materia sobre determinados gravámenes, y pueden administrar impuestos autonómicos. Siempre y cuando, y aquí viene el quid de la cuestión, esa bajada de impuestos no suponga luego ir a pedirle a papá Estado más financiación. Porque al final, lo que se consigue es que sea el Estado (léase el resto de españoles a los que no nos han bajado los impuestos) el que pague esa rebaja fiscal, quizá a costa de incrementar sus ingresos por la vía recaudatoria. Vamos, que las exenciones a los madrileños las paguemos usted y yo por el hecho de vivir en la Comunidad Valenciana.

Como les decía, esa afirmación tan simple no se había puesto sobre la mesa hasta ahora, y cuando lo ha intentado Fabra, no ha tenido demasiado eco. Por ejemplo: a mi me rechinan los dientes cuando en un informativo el locutor señala que “El presidente de Extremadura pone en evidencia al Gobierno al bajar impuestos a los extremeños”. Porque si el señor Monago puede recuperar el cheque bebé, entre otras cosas, es porque recibe de la caja común 2.500 euros por extremeño, o lo que es lo mismo, más del doble de lo que recibe la Generalitat por cada valenciano, que son 1.200 euros. Y luego, el mismo señor se permite reñirnos por haber “dilapidado” en grandes eventos -que una cosa no quita la otra-.

Afortunadamente, parece que la Comunidad al fin ha ganado la batalla de los conceptos, y todo el mundo tiene ya claro que parte de nuestras penas hunden sus raíces en la injusta infrafinanciación que padecemos desde hace una década. Igual de claro que tenemos nosotros que va a ser más que complicado revertirla, porque la revisión del modelo no va a ser precisamente una tertulia de café. Pero mientras llega esa posibilidad, si llega, me reconforta que desde el Gobierno surjan mensajes como el que ha lanzado el señor Beteta.

Lo dicho, que me quito el sombrero.

 

Compartir

ABC.es

Salida 71 © DIARIO ABC, S.L. 2013

Blog de la redacción de ABC Alicante. Información, opinión y cosas mundanas de la capital de la Costa Blanca y su provincia. Más sobre «Salida 71»

La entrada más popular

La Avenida Camilo Sesto

40... Lee la entrada completa

Categorías
Etiquetas
Twitter ABC_Alicante
Calendario
octubre 2013
L M X J V S D
« sep   nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031