Los días de lluvia son propicios para encerrarse a leer el mundo

Publicado por el May 17, 2013

Compartir

Ahora llueve como si el invierno se hubiera adueñado de la tarde del viernes.

No importa que dos equipos heroicos para sus fanáticos se jueguen una copa que les llene de felicidad o de melancolía, según sea el resultado.

No importa que el ministro del ramo anuncie la enésima reforma de un sistema educativo que no ha conseguido que nos desasnemos de verdad del todo, para poder por ejemplo correr el riesgo de ser persuadidos, de hacer como don Quijote y Sancho: escuchar atentamente las razones del otro y a continuación poder responderle en el mismo tono, sin caer en el desprecio ad hominem, como resulta tan común aquí, desde la calle al Parlamento, y viceversa. Me asombran siempre los diálogos de las películas de Eric Rohmer. Se nota que esos jóvenes han leído a Proust o a Descartes, o al menos que van a pasarse algunas tardes de invierno como esta leyendo.

Le acaban de conceder un importante premio de poesía a un escritor portugués al que admiro desde que en Lisboa busco lo que aquí no encuento. Se llama Nuno Júdice, y este poema es suyo. Es mi aportación al Día das Letras Galegas desde la capital de un reino que se descompone mientras perdemos de nuevo el rumbo, como tantas otras veces. Ojalá que esa deriva acabe siendo beneficiosa:

 

Ouvindo as canções de kurt weil, sob
um céu de chuva em lisboa, posso pensar 
que estou em berlim, sob um céu de neve, 
ou noutro sítio assim, onde quando chove 
se escreve. 
  
Ouvindo essas canções que martelam 
sílabas secas, com um piano que empurra 
os sentidos para o fim da frase, espero 
que a chuva venha do norte, e que os cinzentos 
cantem, com tons negros na sua base, 
um destino sem sorte. 
  
Ouvindo a chuva que já não canta, 
com o rumor apressado de quem não está 
para ficar, colecciono os sons de 
kurt weil, como gotas ásperas na boca, 
bebendo até ao fim as suas canções 
em que não entra a chuva, como se assim 
começassem os grandes nevões. 
Cantar, então, com uma nuvem 
em cada mão.

 

Lisboa Judice

 

El poema se titula De partida, y en español suena así:

 

Escuchando las canciones de kurt weil, 
bajo un cielo de lluvia en lisboa, puedo pensar 
que estoy en berlín bajo un cielo de nieve 
o en otro sitio así, donde cuando llueve, 
se escribe. 
  
Escuchando esas canciones que repiten 
sílabas secas, desde un piano que arrastra 
los sentidos hacia el fin de la frase, espero 
que la lluvia venga del norte y que los nimbos 
canten, con los tonos negros de su fondo, 
un destino sin suerte. 

Escuchando la lluvia que ya no canta, 
con el rumor cautivo de quien no desea 
permanecer, reúno los sonidos de 
kurt weil como gotas ásperas en la boca 
bebiendo hasta el fin sus canciones 
en las que no entra la lluvia, como si así 
comenzasen las grandes tempestades. 

 

La foto es de Corina Arranz, y fue tomada en el Terreiro do Paço, donde los escalones de piedra que bajan al Tajo, que aquí se llama Tejo y lame lo que soñamos ser cuando no habíamos perdido no la esperanza sino el deseo de cambiar.

Compartir

ABC.es

Lluvia racheada © DIARIO ABC, S.L. 2013

Este blog está dedicado a la meteorología cultural y política, el teatro de nuestro tiempo, el periodismo y las sombras corredizas.Más sobre «Lluvia racheada»

Calendario
mayo 2013
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031