El profesor amenazado

Publicado por el Oct 15, 2017

Compartir

No hay nada peor  ahora en Grecia que ser perseguido por anarquistas, antisistemas y activistas de izquierda en general. Porque no se les puede poner cara, porque parece no  existir defensa posible y porque  la policía no muestra  tener interés en intervenir  o lo hace tarde. Salvo que se trate de una Embajada extranjera.

Les explico la situación con dos ejemplos: el del Profesor Angelos Syrígos y el de los anarquistas del grupo Rubicon que entraron este miércoles en la Cancillería de la Embajada de España.

El profesor Angelos Syrígos, nacido en 1966, es profesor asociado de Derecho Internacional y Política Extranjera de la Universidad estatal Pándion de Atenas. Angelos terminó su carrera en la Facultad de Derecho de la Universidad de Atenas , continuó sus estudios en la de Bristol, obtuvo su Doctorado sobre Derecho Internacional Publico y ejerce como abogado desde 1991. Ha tenido varios cargos políticos en el pasado, como el de Secretario General de Población y Cohesión Social del Ministerio del Interior y anteriormente Secretario de Educación Intercultural en el Ministerio de Educación. Y es uno de los grandes expertos legales sobre las complejas relaciones entre Grecia y Turquía.

Pero desde principios de este año su vida se ha complicado: el 15 de Febrero, cuando estaba aparcando su coche cerca de la Universidad Pándion vio a tres jóvenes haciendo una pintada en la pared de la universidad. “Acabamos de pintar esa pared, una pena, si queréis pegad carteles”. Eso dijo. Nada más. El resultado:  fue atacado por estos tres desconocidos que le hirieron en la cabeza, le tiraron al suelo y le patearon, mientras que empezaron a acercarse transeuntes y estudiantes para intervenir. El profesor tuvo que ser ingresado poco después en el hospital Asclipio de Voula, a pocos kilómetros de distancia, con heridas y contusiones. Pero mientras huían dos de sus atacantes, Syrígos consiguió atrapar al tercero con la ayuda de unos estudiantes que estaban en la zona. Otros habían llamado a la policía.  Cuando vio llegar a los agentes, el chico  amenazó a Syrígos: “dí que resbalaste, te caíste y te diste un golpe, sino tu vida se va a convertir en un infierno “ (en griego se dice “tu vida será negra”,  η ζωή σου θα γίνει μαύρη…). Finalmente dos de estos tres jóvenes  se enfrentan a juicios que están siendo aplazados (en Grecia la justicia es muy lenta).

Εl  hecho fue condenado tanto por el partido en el gobierno, SYRIZA (“este tipo de acciones no tienen lugar ni en las universidades ni en ningún otro lado¨) como por el partido líder de la oposición Nueva Democracia (“un incidente violento mas que hace que los ciudadanos no se sientan seguros”) y mucha gente mas. Se describió en los medios  la situación de algunas facultades en Atenas, donde no solo se encuentran muchos estudiantes sino otros adultos, incluyendo extranjeros, que no están inscritos en dichos centros y no van ahí para estudiar, sino para organizar actos ajenos a la actividad universitaria y frecuentemente  cometer actos violentos o delictivos (como la venta de droga o la elaboración de bombas molotov, por nombrar dos de ellos).  Pero la violencia ha escalado y Syrígos es una de sus victimas: desde que ha denunciado la presencia de jóvenes “marginales y ajenos a la comunidad estudiantil” en distintas universidades ha visto su cara en carteles en su universidad junto con otros profesores “que molestaron por alguna razón”, según dice el mismo, bajo el titulo “Las ocho escorias de Pándio”. Y  en la zona de Exarjía, la favorita de los estudiantes y anarquistas se puede ver un cartel con su foto y un texto amenazante bajo  el siguiente titular: ” Este es el fascista”.

 

Syrígos ha solicitado que se acelere el proceso judicial relacionado con los dos autores detenidos y puestos en libertad de su atentado.  Tiene testigos oculares que no se han arrugado. Y la comunidad universitaria está inquieta: si le pasa hoy a este profesor, puede ocurrirles a otros lo mismo. Asimismo se habla mucho de la “complicidad” existente entre miembros del partido radical SYRIZA y grupos anarquistas y antisistemas. Eso sí, desde que este partido está en el gobierno, no se han registrado grandes manifestaciones incendiarias ni violentas en el centro de la ciudad. Pero todos los fines de semana, jóvenes encapuchados lanzan molotov a policías que  les lanzan a su vez bombas lacrimógenas en los alrededores de la Universidad Politécnica y otras calles del barrio de Exarjia. No exagero: todos los fines de semana lo mismo. Y no hay heridos ni detenciones. Eso si, destrozos varios a contenedores de basura, entradas de casa, paredes de edificios y alumbrado público, coches de particulares quemados, autobuses incendiados, sin hablar del interior de la Politécnica y de otros edificios universitarios donde hay salas vandalizadas y se ha robado material.

Y hay mas casos, como el ataque con amenazas de estudiantes contra la Rectora Venetzana Kiriakopúlu y profesorado de la Universidad de Patras tras una reunión, ocurrido a principios de Octubre y muchos actos mas durante el año.

Y ahora una Embajada

La cosa ha cambiado con la entrada, por una ventana abierta de la Cancillería de la Embajada de España en Atenas, de un grupo de  jóvenes que querían manifestarse a favor de la independencia de Cataluña y contra la violencia policial.  Entraron a las 10.1o de este miércoles y a eso de las once, tras mantener dialogo con la policía griega, salieron pacíficamente de la Embajada para ser llevados a comisaría. Eran todos griegos y no hablaban español. No hubo violencia ni daños materiales, solo tiraron octavillas donde ponía en español “no pasarán” y en griego “la solidaridad es el arma de los pueblos”  y colgaron un panel de tela sobre la fachada. Las octavillas que dejaron dentro y fuera del edificio neoclásico dónde se encuentra la Cancillería, a pocos metros del Museo de la Acrópolis, están firmadas por el grupo Rubicón, “miembro de la Confederación Anarquista” y sus frases mas destacadas son : “el nacionalismo es una de las enfermedades sociales más graves, contagiosas y mortales”, agregando que “se camufla detrás de toda injusticia social imaginable, cada división de  clase, creando la base para la lucha entre en nombre de sus dueños  presentes o  futuros”. Se manifestaban “contra los oprimidos en Cataluña, en el País Vasco, en España. Nos oponemos a la violencia y a la represión estatal”.

 

Los anarquistas habían evitado la puerta principal de la Cancillería, vigilada por dos policías griegos y a la que se tiene acceso gracias a un sistema de seguridad desde el interior.

Fueron juzgados al día siguiente,jueves, acusados por la Fiscalía del delito de perturbar la paz al entrar en la Embajada y por no dejarse tomar las huellas dactilares algunos de ellos, pero se les eximió del cargo de violencia ya que su okupación temporal de la Embajada fue pacífica.  Los acusados insistieron que no cometieron delito alguno, insistiendo en  que la Embajada no presentó demanda en su contra y que su acto era una protesta política contra la represión policial y a favor del referéndum en Cataluña. Se les condenó a seis meses de cárcel  condicional  y una multa de 400 euros a quienes no dejaron que les tomaran las huellas dactilares en las dependencias policiales, pero ya tienen a partir de ahora antecedentes penales.

Es la primera vez que esto ha ocurrido con un grupo de anarquistas y en tan poco tiempo. “Esto es únicamente porque entraron en una representación diplomática, de un país europeo,  y ha causado  protestas oficiales y gran revuelo a todos los niveles tanto en Grecia como en el extranjero. Es una forma de dar ejemplo, para  impedir que vuelva a ocurrir en una representación diplomática y porque este gobierno no necesita mas problemas” dice un comentarista griego que no quiere ser citado.

Los activistas de este grupo Rubicón llevan tiempo actuando en Grecia,  habiendo entrando en el Banco de Grecia, algunas  delegaciones de Hacienda y  ministerios. Se han manifestado también  frente a los domicilios particulares de políticos, comenzando por el líder de la oposición Kiriakos Mitsotakis,  en las oficinas de la compañía Siemens,  en la de las líneas aéreas turcas etc. Unas veces lo hacen de forma pacífica y en otras se registran daños materiales. La actuación más conocida de este año  fue cuando varios anarquistas entraron en el patio del Parlamento griego este verano, para protestar a favor de una joven griega encarcelada. Para sorpresa general, fue el propio Presidente del hemiciclo, Nikos Vútsis,  quién dio orden para que se les dejara salir libremente.

 

 

Compartir

ABC.es

A la sombra de la Acrópolis © DIARIO ABC, S.L. 2017

Kalimera... o buenos dí­as desde Grecia, un país en el que es imposible aburrirse porque pasan a diario cosas extraordinarias. Desde Atenas lo intento reflejar...mientras sigo viajando por el país. Más sobre «A la sombra de la Acrópolis»

Calendario
octubre 2017
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031